Colegio GCA

¡Prepárate para ser feliz!

¿Sabes todo del sexo?

Vivimos en una sociedad hiper-sexuada, a nuestro alrededor encontramos fácilmente tendencias, nuevas “sexualidades” y un sin fin de material que produce en personas adultas y sobre todo en los jóvenes, un mayor interés de experimentar. Pero el asunto es: ¿Sabes todo del Sexo?.

El sexo es un medio maravilloso para unir y conectar como ninguna otra expresión humana, pero, entendido de forma mal intencionada, tiene un gran poder destructivo. La sexualidad está unida íntimamente a la identidad, cuando se usa de forma incorrecta no sólo se dañan sentimientos, sino también comportamientos y formas futuras de actuar.

El ser humano, desde siempre, se ha inquietado frente al tema del sexo. El problema está principalmente influenciado por la presión social que apaga los principios y estimula sucumbir ante la pornografía, las relaciones sexuales esporádicas, o simplemente el dar gusto a alguien más, olvidando los propios sentimientos y necesidades.

El desenfreno y la forma incorrecta de entender el sexo trasciende desde tiempos antiguos, donde las personas tenían relaciones sexuales con cualquiera sin censura alguna, pues en ese momento era “normal”. En la actualidad, esta percepción no es muy diferente. Tener sexo es un plan igual al de ir a comer o al cine, se pierde el concepto propio de un vínculo nacido del amor para convertirse en un trato de “amigovios” o, en su defecto, uniones con personas que nunca más se volverán a ver, degradando así el sexo a lo simple y menos complicado, a una expresión sin sentido, pasajera y sin ningún apego por el respeto, el amor propio y el de la otra persona.

La sociedad sigue engañando con la idea falsa de cuidarse con métodos anticonceptivos para evitar enfermedades o embarazos no deseados, cuando lo realmente importante es que el sexo en sí, es una expresión única y especial que afecta directamente la vida de la persona. Con esto en mente, valdría la pena confrontar el placer momentáneo con la satisfacción de entregarse a la persona amada, aquella con la que estamos dispuestos a convertir el amor en un compromiso real.

En conclusión, saber del sexo no es el resultado de haber tenido muchas parejas sexuales, sino de interiorizar realmente que éste trae consigo obligaciones; saber de sexo también es saber que las buenas decisiones respecto a quien se entrega su cuerpo no solo evita el aborto, VIH, o un embarazo a temprana edad, sino que se logra una mente limpia y sobre todo, se tiene una sexualidad enfocada y planeada.

Para evitar decisiones sexuales mal tomadas, es necesario enfocar todas las actividades y decisiones de la vida cotidiana; impedir que los medios de comunicación y los medios virtuales invadan todos mis espacios y deseos hacia el sexo; darle sentido a la vida y comprender que todo lo que soy, todo lo que tengo, tiene un propósito vital y que amar es convertir mi proyecto personal en una meta para compartir con la persona que amo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s