Colegio GCA

¡Prepárate para ser feliz!


1 comentario

¿Y la identidad sexual de mi hijo?

Carta a los padres de familia

Queridos padres,

La lucha de ideas que invadió los medios de comunicación en este último tiempo, avivó un debate que no puede reducirse a la vana argumentación o desinformación de las redes sociales y algunos medios de comunicación. ¿Qué debemos hacer como colegio y como familia para asumir con responsabilidad, humanidad y amor el reto de formar la identidad sexual de nuestros niños y jóvenes? En esta carta quiero exponer los argumentos con los que se identifica el Gimnasio Campestre Los Alpes.

En primer lugar, nuestro trabajo formativo se concentra en la consolidación y en el fortalecimiento de la familia como el lugar privilegiado en el que cada niño construye su identidad sexual. Nadie puede arrebatar a los padres el derecho inalienable de formar en sus hijos el modelo de hombre y mujer con el que enfrentarán el mundo. Sólo papá y mamá tienen el maravilloso privilegio de enseñarnos a amar y aprender a expresar corporalmente ese amor. Ninguna otra institución o persona tiene derecho a modelar la identidad de nuestros hijos.

Tres acciones principales deben garantizar su bienestar emocional

1. El cuidado permanente:

¿Reconoces las alegrías y tristezas de tus hijos?

¿Te conectas con sus emociones y atiendes sus cambios?

¿Sabes con quién y a dónde van?

¿Lo orientas para que aprenda a diferenciar los adultos o personas mayores que quieren hacerle daño?

2. Dedicación de tiempo:

¿Cuánto tiempo real comparto con mis hijos?

¿Escucho sus aventuras?

¿Resuelvo sus dudas sobre el amor, los novios, los amigos o el sexo?

¿Comparto espacios innegociables en el transcurso de la semana?

3. Mi ejemplo de vida:

¿Tengo claro que mis hijos aprenden a ser hombres y mujeres gracias a mi ejemplo?

¿Sé que el amor que les profeso ellos lo traducen en el amor que comparten con los demás en la vida?

Sin duda, nuestra propia vida emocional-sexual es la mejor enseñanza, la primera que captará y se apropiará. Una familia empoderada de la formación y la historia de vida de su hijo debe tener menos miedo de las complejidades del mundo en que vivimos.

En segundo lugar, sin distinción de género, edad y orientación, nuestro colegio es un espacio de socialización. Es un espacio abierto en el que damos nuestros primeros pasos en las relaciones afectivas. El colegio no es un lugar para intimar. No destinamos ni permitimos espacios para las manifestaciones de amor íntimo. Los besos, las caricias y todo lo que el amor dibujado por el cuerpo nos pide tienen un lugar y un tiempo distinto al de la escuela. Los niños de todas las edades merecen estar en espacios abiertos, de libre tránsito y participación. No estoy dispuesto a que el colegio reproduzca, como un escenario cualquiera, todo aquello que los medios de comunicación pretenden modelar sin contemplar los tiempos de formación y desarrollo.

En tercer lugar, cuando en nuestro colegio se presente cualquier caso relacionado con identidades sexuales diferentes, acogeremos con amor y guiaremos con responsabilidad al estudiante y a su familia. Valoraremos su dignidad como seres humanos y trabajaremos para producir el mayor bienestar posible.

No permitiremos ningún tipo de exclusión e impediremos cualquier forma de divulgación equivocada. De la misma forma, nuestros docentes tienen la obligación y el compromiso ético de no orientar en ningún sentido la educación sexual de nuestros estudiantes. En ese aspecto tan importante, ningún miembro de este colegio expresa el sentir o el deseo de la institución.

Finalmente, no permitamos que las redes sociales, los medios de comunicaciones, los amigos o personas extrañas y malintencionadas, formen la identidad sexual de nuestros hijos. Arrebatemos a todos estos intrusos la oportunidad única que tenemos de amar a nuestros hijos y enseñarles a amar.

 Camilo Castaño                                                                                                                                                   Rector Gimnasio Campestre Los Alpes

Anuncios


Deja un comentario

¿Libre desarrollo de la personalidad?

Para la escuela y la familia en nuestro país, se convirtió en un debate interminable el problema de los límites de la libertad. Desde polos opuestos, unos formadores y otros discuten sobre la conveniencia o no de otorgar licencias de comportamiento a nuestros niños y jóvenes. Para algunos, resulta prematuro y contraproducente dejar que niños y jóvenes tomen decisiones sobre su vestido, sus costumbres y hábitos, su música, sus lugares de encuentro, etc. Para otros, la niñez y la juventud son condiciones suficientes para respetar la autonomía de decisión y autodeterminación de nuestros hijos.

Al respecto, creo que es fundamental fortalecer un espacio de formación capaz de mediar entre estos extremos, ambos problemáticos e incompletos. Creo en la formación para la libertad, la autonomía, la autodeterminación. Sin embargo, creo que esa libertad es producto del esfuerzo, la construcción permanente, el aprendizaje motivado y guiado por maestros expertos y cuidadosos. La libertad no es un derecho des-in-formado para hacer lo que quiera, inclusive en contra de mí mismo (adicciones, daños físicos…) o en contra de otros. La libertad individual es una victoria, una meta, que sólo alcanzan verdaderamente quienes se esfuerzan por construirla de forma responsable, progresiva y encausada.

No nacemos libres, sin razón ni formación, nos formamos para la libertad. Así pues, permitir que nuestros pequeños discípulos “decidan” sobre TODO lo que conviene a sus vidas cuando apenas están reconociendo el mundo al que pertenecen, las implicaciones y consecuencias de sus actos y la existencia real de otros seres humanos, es un acto de irresponsabilidad y desidia que hace culpables a los adultos, padres y maestros. Trabajo con esfuerzo para que mis estudiantes sean libres, no los trato en todo, sin medida ni criterio, como si ya fuesen libres. El amor que les tengo lo traduzco en cuidado, de tal forma que comprendo cuando su aparente decisión atenta contra su vida, su futuro inmediato o su salud.

Los maestros y padres caímos en una trampa: confundimos el libre desarrollo de la personalidad con la esclavitud a la que son sometidos nuestros niños y jóvenes cuando sea hacen presa fácil del consumo desmedido. No es libertad real querer tener y comprar todo lo que nos venden. Ropa, lujos, aparatos electrónicos… eso no representa un acto de libertad. Es la paradoja de la necesidad insaciable de tener cosas. Y menos cuando esa necesidad de consumir está ligada, sin criterio, a la imitación de los “héroes” que esta sociedad de consumo nos propone. ¿Libertad para parecerme al cantante, al futbolista, al actor o al maleante de turno? Libre todo aquel que define, con espíritu crítico y verdadera independencia, una forma propia de ser y hacer en el mundo. Nuestra primera misión formativa es crear esa capacidad crítica en nuestros pequeños. Toda perfecta libertad es una responsabilidad, por sí mismo y por los otros.


Deja un comentario

¿Tus hijos confían en ti?

La primera vez que fui a la montaña lo hice en compañía de un montañista experto. Desde cuando esa pequeña travesía empezó, mi maestro propició conversaciones en las que pude expresar mi miedo y mis debilidades. Mi maestro escalador no dudo en contarme sus propios miedos, narrándome anécdotas y reconociendo obstáculos que él mismo aún no había podido sortear. Sus propios retos, problemas y experiencias me dieron fuerza y tranquilidad para saber que subir la montaña era difícil, ¡pero era posible! Al llegar a la montaña, mi maestro caminó y escaló conmigo con la seriedad y la responsabilidad de una travesía a la más alta montaña. Estoy seguro que ese trayecto simple y fácil, él lo había recorrido infinitas veces, sin embargo, con la paciencia y la confianza que sólo imprime un amoroso maestro, él escaló conmigo MÍ más alta montaña. ¡Yo pude hacerlo!

Con mucha frecuencia, escucho a los padres de familia reclamar con desespero y tristeza por qué sus hijos e hijas no confían en ellos. “¿Por qué no me cuentas lo que pasa…?”, “¡confía en mí!”, “¡La próxima vez, dímelo…!”, “¡No sabía que te sentías así!”: estas son las reclamaciones que más escucho cuando participo de las conversaciones entre los padres de familia y sus hijos. Siempre respondo igual: la pregunta no debes formulársela a tus hijos. El problema no es qué deben hacer mis hijos, el problema es qué debo hacer yo para que ellos confíen en mí. La confianza no es un acto de obediencia. Confiar es abrir el corazón con generosidad a personas que han probado, sin duda, que te aman, respetan tu diferencia, reconocen tu valor y confían en ti. ¿Han confiado alguna vez en personas que nunca les quieren hablar sobre su propia vida? ¿Están dispuestos a contar sus secretos más íntimos o sus mayores preocupaciones a una persona que no confía en ustedes? Infundirles miedo, tener siempre la respuesta correcta, hacerles creer que nunca te equivocas y todo lo sabes y lo haces perfecto; cerrar las puertas para conversar sobre tú propia vida; juzgar sus amigos, su corte cabello, su forma de vestir; reírte de sus problemas porque te parecen simples, o de sus juegos y sus sueños porque te parecen tontos o inalcanzables, porque “todavía no sabe lo que es la vida”… Ahí tienes la fórmula perfecta para que tu hijo desconfíe de ti.

Ser padre o madre es arriesgar tu propia vida para ganar la de tus hijos. No hay amor que no sea entrega. La confianza es un camino que sólo recorren dos.