Colegio GCA

¡Prepárate para ser feliz!


1 comentario

¿Y la identidad sexual de mi hijo?

Carta a los padres de familia

Queridos padres,

La lucha de ideas que invadió los medios de comunicación en este último tiempo, avivó un debate que no puede reducirse a la vana argumentación o desinformación de las redes sociales y algunos medios de comunicación. ¿Qué debemos hacer como colegio y como familia para asumir con responsabilidad, humanidad y amor el reto de formar la identidad sexual de nuestros niños y jóvenes? En esta carta quiero exponer los argumentos con los que se identifica el Gimnasio Campestre Los Alpes.

En primer lugar, nuestro trabajo formativo se concentra en la consolidación y en el fortalecimiento de la familia como el lugar privilegiado en el que cada niño construye su identidad sexual. Nadie puede arrebatar a los padres el derecho inalienable de formar en sus hijos el modelo de hombre y mujer con el que enfrentarán el mundo. Sólo papá y mamá tienen el maravilloso privilegio de enseñarnos a amar y aprender a expresar corporalmente ese amor. Ninguna otra institución o persona tiene derecho a modelar la identidad de nuestros hijos.

Tres acciones principales deben garantizar su bienestar emocional

1. El cuidado permanente:

¿Reconoces las alegrías y tristezas de tus hijos?

¿Te conectas con sus emociones y atiendes sus cambios?

¿Sabes con quién y a dónde van?

¿Lo orientas para que aprenda a diferenciar los adultos o personas mayores que quieren hacerle daño?

2. Dedicación de tiempo:

¿Cuánto tiempo real comparto con mis hijos?

¿Escucho sus aventuras?

¿Resuelvo sus dudas sobre el amor, los novios, los amigos o el sexo?

¿Comparto espacios innegociables en el transcurso de la semana?

3. Mi ejemplo de vida:

¿Tengo claro que mis hijos aprenden a ser hombres y mujeres gracias a mi ejemplo?

¿Sé que el amor que les profeso ellos lo traducen en el amor que comparten con los demás en la vida?

Sin duda, nuestra propia vida emocional-sexual es la mejor enseñanza, la primera que captará y se apropiará. Una familia empoderada de la formación y la historia de vida de su hijo debe tener menos miedo de las complejidades del mundo en que vivimos.

En segundo lugar, sin distinción de género, edad y orientación, nuestro colegio es un espacio de socialización. Es un espacio abierto en el que damos nuestros primeros pasos en las relaciones afectivas. El colegio no es un lugar para intimar. No destinamos ni permitimos espacios para las manifestaciones de amor íntimo. Los besos, las caricias y todo lo que el amor dibujado por el cuerpo nos pide tienen un lugar y un tiempo distinto al de la escuela. Los niños de todas las edades merecen estar en espacios abiertos, de libre tránsito y participación. No estoy dispuesto a que el colegio reproduzca, como un escenario cualquiera, todo aquello que los medios de comunicación pretenden modelar sin contemplar los tiempos de formación y desarrollo.

En tercer lugar, cuando en nuestro colegio se presente cualquier caso relacionado con identidades sexuales diferentes, acogeremos con amor y guiaremos con responsabilidad al estudiante y a su familia. Valoraremos su dignidad como seres humanos y trabajaremos para producir el mayor bienestar posible.

No permitiremos ningún tipo de exclusión e impediremos cualquier forma de divulgación equivocada. De la misma forma, nuestros docentes tienen la obligación y el compromiso ético de no orientar en ningún sentido la educación sexual de nuestros estudiantes. En ese aspecto tan importante, ningún miembro de este colegio expresa el sentir o el deseo de la institución.

Finalmente, no permitamos que las redes sociales, los medios de comunicaciones, los amigos o personas extrañas y malintencionadas, formen la identidad sexual de nuestros hijos. Arrebatemos a todos estos intrusos la oportunidad única que tenemos de amar a nuestros hijos y enseñarles a amar.

 Camilo Castaño                                                                                                                                                   Rector Gimnasio Campestre Los Alpes

Anuncios


Deja un comentario

¿Prepárate para ser feliz?

¿Qué es la felicidad? Es una forma de vivir; una manera de enfrentar todas las cosas que nos suceden en la vida; es un modo de ver los problemas que enfrentamos, los triunfos o los fracasos que experimentamos. Ahora bien, a pesar de lo claro que resulta, es difícil hacerlo, asumirlo como un estilo de vida y enseñarlo. Creo, lleno de convicción, que la escuela debería dedicar todos sus esfuerzos a esta enseñanza: ¡Enseñar a ser feliz! Pero, ¿qué enseñan los que enseñan a ser feliz? En nuestro colegio seguimos un camino que quiero compartirles:

  1. Ningún ser humano carece de las habilidades necesarias para aprender. Queremos descubrir, para cada niño y niña, sus talentos, sus recursos más sobresalientes. Estamos convencidos de que si cada persona descubre que en su interior hay cosas que sí sabe hacer bien habrá descubierto su mayor tesoro. ¿Por qué insistimos en averiguar por lo que al niño le falta para ser mejor? ¿Por qué lo comparamos con los “niños modelo”? ¿Qué pasaría si, para corregir sus equivocaciones, resaltará sus valores personales? ¿Y si promocionará sus intereses, sus gustos, sus habilidades? ¿Y si apoyara su arte, su deporte, su capacidad intelectual?
  2. Cuando un ser humano descubre sus talentos, nuestra tarea como maestros es enseñarle a convertirlos en un PROPÓSITO VITAL. ¡Qué puede compararse en felicidad a la alegría de encontrarle sentido a la vida! ¡Con qué riqueza puedo medir la fortuna de saber y dedicarme a ese instrumento, a esos diseños, a ese deporte, a esos animales, a esas preguntas que me motivan! “Sé las habilidades que tengo, mis maestros las reconocen y promueven, y yo las convierto en un propósito vital”. Entonces, los maestros nos dedicaremos a mostrar que la auto-exigencia, la disciplina, la constancia y el esfuerzo lo harán llegar muy lejos. No lo dejaremos actuar con mediocridad; hará chocar todos sus miedos y derrotas contra la confianza en sí mismo y la convicción de su propósito vital.

Basta con reconocer todos sus valores, las diferencias que lo hacen incomparablemente perfecto; enseñarle a construir sus sueños aprovechando sus talentos; formándolo con amor exigente y esforzado; y enseñándole a no dejarse doblegar por los obstáculos. ¿Habrá un camino más amoroso que conduzca a la felicidad?

Nuestro colegio trabaja todos los días para ser más coherente con ese camino de formación. Querido papá y mamá, ¿en tu casa haces el mismo esfuerzo? ¿Los diálogos que tienes con tu hijo reconocen toda la perfección que hay en ellos? ¿Les dejas ver todo lo que saben hacer para corregir sus errores y alcanzar sus metas? ¿Nuestra vida familiar promueve el esfuerzo, la dedicación para el logro de pequeñas metas o los pequeños sacrificios para la obtención